Archivo de la etiqueta: Misterio

La Trilogía del Baztán, entretenida intriga de Dolores Redondo

En el corazón de uno de los valles más hermosos de Navarra se encuentra una fuerza misteriosa que, además de asesinar a niñas y mujeres, parece tener en su punto de mira a la inspectora Salazar. Su investigación policial, sus vivencias personales y su historia familiar conforman un triángulo cuyos tres lados albergan también una intriga correctamente planteada, una exposición pedagógica sobre mitología euskaldún y un intento de saga literaria que sin llegar a brillar, resulta una lectura amena y entretenida.

baztán.jpg

No hace falta recurrir a autores escandinavos ni al americano Dan Brown para sumergirnos en argumentarios sobre comportamientos perversos de la mente humana, introducirnos en los métodos de investigación de los cuerpos y fuerzas de seguridad de distintos países y darnos unos cuantos apuntes prácticos sobre anatomía forense. También hay productos literarios en español que nos prometen buenas dosis de suspense, acción y acontecimientos cuya lógica escapa a nuestra razón pero que podemos llegar a comprender si conocemos todas las piezas que durante largo tiempo se han cocinado para unirse hasta darles forma y resultado en forma de cadáveres.

Dolores Redondo es un ejemplo patrio de ello, se ha documentado acerca de todos estos asuntos y los ha dispuesto en una línea temporal en la que van confluyendo en el presente de Amaia Salazar,  inspectora jefe de homicidios de la Policía Foral de Navarra. Una mujer que no solo es una capaz e inteligente profesional, sino también alguien con una biografía y un sistema familiar que tiene mucho que ver con aquello a lo que ha de hacer frente en su siempre arriesgada profesión.

A medida que profundizamos en las herramientas que esta joven, valiente y decidida mujer utiliza en su trabajo, se nos presenta otra visión de la realidad, aquella que sigue las reglas no escritas de las creencias espirituales. Esas que no son solo una cuestión antropológica, sino que tienen que ver también con la adoración de lo sagrado mediante prácticas religiosas no convencionales. Unas cuestiones –las policiales y las lógicas- y otras -las espirituales e irracionales- que se irán acercando más y más a medida que se resuelven los distintos homicidios que se suceden en el valle del Baztán o guardan una extraña relación con él. Así es como el cierre de cada caso, de la identificación de cada asesino, será también el principio de la siguiente investigación y, por tanto, el motivo del siguiente tomo de esta trilogía en un lugar en el que la naturaleza –bosques frondosos y de difícil acceso, cuevas en lugares remotos, ríos caudalosos- y la climatología -días de lluvia sin parar, nevadas que bloquean carreteras, frío invernal que parece no tener fin- juegan un papel fundamental.

Una serie que se inicia con un thriller más convencional y con gran peso argumental de la mitología vasca, El guardián invisible, que entra en el terreno de lo oscuro y más difícil de definir con Legado en los huesos y alcanza lo esotérico y lo demoníaco en Ofrenda en la tormenta. Tres volúmenes que pueden considerarse independientemente, pero que realmente conforman una unidad. No solo hay una línea narrativa que los enlaza, sino que presenta también una evolución en la biografía de los personajes comunes a los tres y una sucesión cronológica entre los acontecimientos de distinta índole –las relaciones de pareja, los acontecimientos familiares que se van conociendo, los vínculos entre víctimas y sospechosos de cada sumario con los anteriores- que se dan en ellos.

La primera entrega resulta fresca y fluida, engancha con su misterio y la presentación –siempre con un punto velado, de algo que se oculta inquietantemente- de sus protagonistas, incluyendo de manera muy natural acontecimientos que sin tener sentido aparente, resultan creíbles. En la segunda, Legado en los huesos, todo –lo personal y lo profesional, lo dinástico y lo social- resulta muy esquemático, parece responder más a un plan para contar algo que parece previamente trazado, dando la sensación de que la escritura es más un ejercicio con el que dar forma a algo cuya ruta y destino ya está decidido. Así es como la última parte de la trilogía parece más que una entrega en sí, la prolongación de una segunda parte que solo se cerró en apariencia y que aquí se lleva, esta vez ya sí, a su verdadero final.

Podría ser que Amaia Salazar diera más de sí de en el futuro, hay base para ello. Pero está claro que tendría que ser con otra línea argumental y exponiendo otras facetas de su vida personal y profesional  que aquí apenas hemos conocido. Habrá que esperar y ver qué decide sobre ello Dolores Redondo.

“El santo al cielo” de Carlos Ortega Vilas

Un muerto al que nadie reclama y un nombre que no aparece en ningún registro, estas son las dos claves con la que se inicia una novela que cubre los frentes humanos, policiales y criminales de una investigación. Una historia emocionante que nos introduce poco a poco en un complejo y bien planteado entramado de delitos que engancha con su buen ritmo, hábiles diálogos y sobria narración, provocando la necesidad de leer sin parar para saber qué ha sucedido y qué está ocurriendo realmente.

elsantoalcielo207x300.jpg

El santo al cielo se inicia en los primeros días de diciembre con la aparición de un cadáver con evidencias de haber fallecido varias semanas atrás, sin huella alguna de qué puede haberle causado la muerte y en un domicilio del que no aparece contrato de alquiler alguno a nombre de su peculiar residente. Al tiempo, sabemos de la existencia de una mujer sin familia ni amigos, profesora, impresionada, casi angustiada, por un encuentro fortuito con alguien de quien huyo mucho tiempo atrás y con quien no llega a intercambiar palabra alguna. Un instante que supone el punto de inflexión a partir del cual se suceden en su vida una serie de acontecimientos  que no solo la traerán a ella de cabeza, sino también a un inspector de la Policía Nacional y a un teniente de la Guardia Civil. Dos hombres que se complementan en sus diferencias, pero que se distancian a través de la ambigüedad y de lo supuesto, pero no expresado, en sus puntos en común.

La tensión y la intriga aumentan a medida que vamos conociendo el grado de relación de cada uno de los personajes –tanto los iniciales como los que surgen a medida que avanzan los días del último mes del año- en las distintas líneas argumentales que –siempre en el momento adecuado, como si fueran cauces naturales- se cruzan, convergen y se separan, o se retroalimentan entre sí. Así es como lo que comienza con el objetivo de identificar a un hombre y dar con su asesino se va convirtiendo en un caso que se extiende en todas direcciones, abarcando no solo la dimensión personal de las personas involucradas y la relación entre ellas, sino que va más allá y se ve afectado por un contexto de corrupción y degradación moral, social y política que les trasciende.

Un thriller en el que Ortega –al igual que hiciera, por ejemplo Lorenzo Silva con sus conocidos agentes Bevilacqua y Chamorro- crea unos protagonistas con rasgos propios, como es el caso de Aldo con su evocación al santoral de cada día –de ahí el título de la novela- y la relación que establece de lo más destacado de sus hagiografías con los acontecimientos que están investigando. Además del inicio de un vínculo con Julio, su partenaire de la Benemérita, lazo relacional que pide una segunda entrega de sus andanzas y pesquisas conjuntas al servicio del bien y de la justicia. ¿Habrá una continuación de El santo al cielo? A la espera de la respuesta de su autor.

“Expediente Warren: el caso Enfield”

Una película que cumple perfectamente la premisa de estar basada en hechos reales, cuanto ocurre resulta verosímil. Una historia completa, con personajes creíbles y acontecimientos que van mucho más allá del susto, las apariciones inesperadas y los efectos especiales. La segunda entrega de Expediente Warren da argumentos para que haya un tercer título con el que continuar la saga.

ExpedienteWarren.jpg

Como segunda parte que se precie, la nueva aventura demoníaca de los Warren se inicia haciendo mención al pasado en que les conocimos, prólogo en el que queda sembrada la semilla de uno de los elementos de tensión del momento presente. Pasan varios años y llegamos a 1976, fecha en que este matrimonio se ha convertido en un referente para aquellos que creen, investigan e interaccionan con el mundo paranormal. Motivo este por el que la Iglesia Católica les contacta cuando se descubre un caso en Inglaterra que tiene muchos visos de ser un nuevo episodio de aparición del maligno.

Ese es el punto de unión de dos historias muy bien iniciadas, dos inquietantes maneras de contactar con el más allá y dos maneras de hacerle frente, por otras tantas familias, que nos arrastran con ellas. Mientras en el lado inglés vivimos angustia, pánico y horror, en el lado americano la sorpresa no impide tener coraje para hacerle frente al mal que ha vuelto, incluso hasta sus casas, para iniciar una batalla que parece destinada a acabar con una de las partes.

En El caso Enfield lo turbador es mucho más que el resultado de momentos de tensión bien construidos. Es otra dimensión habitada por personajes con una identidad y personalidad que vamos conociendo a medida que interactúan con nosotros. El terror que provocan no está solo en que habiten en el lado oscuro, sino en su capacidad para dialogar con nosotros de múltiples maneras, tanto recurriendo a la conmoción y la violencia física y psicológica como hasta llegar a hacerse oscuramente cotidianos. Se llega a convivir con el miedo de tal manera que incluso hay momentos para el costumbrismo, el romanticismo o el más ácido humor británico.

Días y noches de los años setenta iluminados a la manera de un cuento gótico, con un punto continuo de nebulosa, de sobriedad de colores y tonos mate y apagados que hacen aún más palpable la invisible presencia de cuanto estamos experimentando. Los personajes humanos resultan reales por su confusión ante lo desconocido y por cómo su comportamiento, tras superar el desconcierto, se convierte en una lucha por la supervivencia y defender lo que consideran que es suyo, tanto la propia vida como la de los que forman su familia.

La masculina presencia y la mandíbula de superhéroe de Patrick Wilson y la potente mirada de Vera Farmiga son los eficaces rostros a través de los cuales los protagonistas se ponen manos a la obra para resolver la intriga y el misterio de lo que al principio no se sabe si es verdad y después resulta demasiado increíble para ser veraz. Junto a ellos, Frances O’Connor realiza un espléndido trabajo como mujer sin recursos y madre coraje que hace que esta aventura de los Warren sea no solo una segunda parte, sino un título con gran valor por sí mismo.

“Trash. Ladrones de esperanza” de Stephen Daldry

trash

Ante la inminencia de los JJ.OO de 2016, en Brasil no deben estar muy contentos con que “Trash” alimente el tópico de Río de Janeiro –aunque en la película no se llegue a mencionar su nombre- como ciudad de favelas en las que se vive al margen de la ley versus la belleza de la playa de Copacabana, la sensualidad de la samba o la destreza de sus futbolistas aficionados. Triada de la promoción turística que en esta película no aparece ni por asomo, lo que le da a su historia de corrupción política y policial una pátina de total verismo. Por el lado contrario, esta es una cinta británica –con su mercado y el americano, en los que aún no se ha estrenado, como principales destinatarios – y eso marca unos niveles máximos de violencia argumental que poder sugerir y visual que mostrar.

El punto medio que Stephen Daldry encuentra y en el que se desenvuelve muy bien para contar su historia sin tener que hacer aparentes renuncias es contar con tres niños como protagonistas. De esta manera resultará lícita la emocionalidad que su temprana madurez y obligada lucha por la supervivencia nos puedan suscitar. Algo que este director sabe hacer muy bien, tal y como demostró en el año 2000 en “Billy Elliot”, aquel también niño que decía aquello tan sencillo y tan grande como “quiero bailar” y al que los cariocas protagonistas de “Trash” emulan en su inocencia y sentido de la justicia sin fisuras con un “es lo correcto”. Ese será el lema con el que motivan su actuación frente a la mancha de la corrupción política y policíaca que todo lo inunda, hasta los desperdicios en el inmenso basurero en el que trabajan estos jóvenes pre adolescentes. Una vez más el mito bíblico de David contra Goliat, símil que la propia historia refuerza haciendo de estos chavales, tres jóvenes asistidos por un cura y una cooperante americana en un plantel dividido: buenos y malos, los altruistas americanos y los políticos brasileños, así como aparentemente débiles y los fuertes, los infantes y la policía al servicio de los corruptos.

Un plantel en el que se desarrolla una historia que comienza pareciendo ser denuncia social y a medida que avanza el metraje, aunque sin olvidar su inicio, resultar más una entretenida intriga de misterio y aventura con sorpresas inesperadas y claves que ir descifrando por el camino. Por un lado porque la correcta estructura y evolución del guión deriva en ello, por otro por el tratamiento que se hace del entorno en el que se desarrolla “Trash”, con una estética fotografía y un elaborado montaje con ritmo y gran resultado visual, tan bien resuelto que pide ir a más. Pero ahí la película se para y no va más allá, a captar la vida, el alma de lo que estamos viendo. Es en ese momento en el que se siente que esta es una producción de foráneos del lugar que se nos está mostrando y nos quedamos en la superficie sin llegar a lo que hay tras las apariencias y primeras impresiones, como sí hicieron en este entorno títulos autóctonos de hace años como “Estación central de Brasil” o “Ciudad de Dios”.

Quizás una incapacidad de Stephen Daldry o quizás una planteamiento deliberado de los productores para que su estreno antes de final de año en alguna sala de EE.UU. haga de “Trash” una de las películas con nominaciones varias en las próximas ediciones de los Globos de Oro y los Oscar que apoyen su carrera comercial tanto en la meca del cine como en Reino Unido y buena parte de los mercados internacionales donde aún la están esperando.

trash-protagonsitas

“Perdida”, una gran película de David Fincher y un gran Ben Affleck

Perdida1

Desde los títulos de crédito iniciales queda claro que “Perdida” es una película en la que se te van a ir mostrando  con claridad todas las piezas que necesitas para conocer la historia que se está proyectando. La propuesta de su trama es ir más allá de ser testigos de la investigación sobre la desaparición de Amy en el día de su quinto aniversario de boda, y las sospechas sobre Nick, su marido. El guión de Gillian Flynn te da todas las piezas que necesitas para montar el sórdido puzzle de lo sucedido, para hacerte jugar a dilucidar qué ha ocurrido y qué va a suceder. Cuando llega ese momento “Perdida” te sorprenderá y te hará entrar en la historia que estás viendo con una intensidad aún mayor, y que seguirá in crescendo hasta los crédito finales.

Detrás de esta atmósfera hay un soberbio trabajo de dirección que va más allá de convertir en imágenes cuanto vemos. David Fincher funciona como un hombre orquesta manejando al unísono todos los elementos con que cuenta para construir su relato, haciéndolos funcionar de manera coordinada con el discurrir del inteligente guión y la fantástica interpretación de sus actores. La excelente fotografía (Jeff Cronenweth) con sus cuidados encuadres y el tono asertivo de la iluminación, el sutil montaje que te lleva de un lugar a otro con absoluta naturalidad, y la excelente banda sonora de Trent Aznor y Atticus Ross conforman las guías que te sitúan y conducen  al unísono con sensación de total y absoluta precisión por las casi dos horas y medias de la proyección.

Al frente de todo este trabajo un elenco de actores donde la brillantez de sus actuaciones resulta de la interrelación de todos ellos para conformar la historia que se nos está contando. Tanto el guión como la dirección de “Perdida” tienen en cuenta a todo personaje incluso cuando no está presente en el encuadre, haciendo así a cada actor protagonista –aun siendo su papel secundario- en el momento en que aparece frente a la cámara.

Dicho esto, hay que destacar sin duda alguna a Ben Affleck, su personaje es el principal y conductor de esta historia, y en esa labor su trabajo es soberbio. En él queda encarnar en cada momento la atmósfera en la que se desenvuelve la trama, y en dicha misión su interpretación resulta genial gracias a todo el alarde de sutiles matices que es capaz de darle a las reacciones de Nick, el hombre puesto en la mira de todos, de sus vecinos de Missouri y de los espectadores en la sala.

El tiempo dirá, pero probablemente “Perdida” sea un título que sea considerado en las listas y premios de lo mejor de 2014, además de acrecentar el nombre de David Fincher como un gran creador al otro lado de la cámara –como comenzó a serlo con sus videoclips para Madonna y con primeras películas como “Seven” o “El club de la lucha”- y a Ben Affleck como actor tras volver a deslumbrar como ya lo hiciera en “Argo”.

Perdida2