Archivo de la categoría: Opinión

Segunda ola

Hace ya semanas, meses incluso, que tenemos claro en qué consiste el coronavirus y cómo podemos minimizar vernos afectados por él. Aun así, los políticos no han podido evitarlo y se han erigido una vez más en protagonistas, estrellas, divos y centros de la polémica, la noticia, la situación y la actualidad.

18/09. Gavilán o paloma. Virus o vacuna. El ying o el yang. Ayuso o Aguado.

19/09. Ciudad segregada y manipulada. A los residentes de 37 zonas de salud de Madrid se nos niega el derecho a la cultura, a visitar teatros, museos o cines a los que sí pueden acudir nuestros vecinos de una, dos o tres calles más allá. La pandemia como excusa para minar la creatividad, la reflexión y el espíritu crítico. Goebbels en el ambiente.

20/09. ¿Qué debo hacer al salir del trabajo? ¿Volver directo a mi barrio y encerrarme en sus coordenadas de asfalto o me puedo permitir paradas intermedias que me hagan sentir persona? Opto por lo segundo y el remanso de paz que transmite la exposición que la Biblioteca Nacional le dedica a Miguel Delibes por su centenario. Que el sosiego, el temple, la cordura y la sensatez del de Valladolid sean con nosotros.

21/09. Horror vacui de banderas. Patriotismo fotocopiado. España en serie. Escudos constitucionales, siete estrellas de cinco puntas, rojo, amarillo y notas de blanco. España, Madrid, simbiosis, todo junto, pegao, apelmazao, amontonao. Que no se sepa dónde acaba la España que no es Madrid y comienza la Madrid que también es España ni donde termina Madrid y continúa España.

22/09. Tanto tiempo observando y criticando qué decían, hacían y amagaban los del otro extremo nacionalista para acabar convirtiéndose en sus sucedáneos.

23/09. Políticos psicópatas, aquellos cuya supuesta candidez y media sonrisa no oculta las consecuencias de su encarnación del rodillo del neoliberalismo. Gobernantes pasivo-agresivos, esos cuyo tacticismo tiene como objetivo hacerles aparecer triunfantes, no por sus logros sino por el descalabro de su contrincante. Nerón vs. Maquiavelo.

24/09. Administraciones públicas que prometen planes de acción, ayudas, estudiar las demandas, pero no ofrecen compromisos reales (fechas, cantidades, número de personas implicadas, objetivos tangibles a conseguir…).

25/09. Se erigen como adalides de la libertad mientras nos niegan la igualdad de oportunidades.

26/09. Lo llaman gestión descentralizada, estado de las autonomías y delegación de competencias cuando la realidad es esto es mío, tú fuera de aquí, aquí mando yo

27/09. Se han declarado la guerra y les da igual que seamos sus víctimas colaterales yéndonos al paro o a la ruina, dejando sin formación a los más pequeños, haciéndonos enfermar o hasta morir.

28/09. El covid, las inhabilitaciones, la retórica de perogrullo, el partidismo, la deslealtad institucional, el desgobierno como forma de oposición política, la mentira sin pudor y la manipulación descarada… en menuda tormenta perfecta nos estamos metiendo.

29/09. Expertos, comentaristas y analistas prediciendo, suponiendo y previendo lo que va a ocurrir. Sentencias que en unos días reelaborarán o utilizarán para ensalzarse como visionarios y proponerse como asesores, opinadores y tertulianos necesarios.

30/09. Ignacio, Isabel no te escucha. No habláis. ¿Qué os pasa?

01/10. Como cada día alcanzamos una cota más alta de absurdo, paranoia e histrionismo político, ¿con qué nos sorprenderán hoy?

02/10. Trump, positivo por coronavirus. El karma o la inevitabilidad del destino y la especulación sobre si se ha convertido en la máxima encarnación de las fake news.  

03/10. Polarización, eufemismo periodístico para blanquear un escenario político que engloba mala educación, falta de respeto, empatía y autocrítica, espíritu de revancha y un ego desmedido de sus protagonistas con altas dosis de soberbia y engreimiento.

04/10. Empresas que se autocalifican como medios de comunicación pero que no son tales. Cabeceras que actúan como voceros, intermediarios y altavoces. Que no interrogan, informan y analizan, sino que vindican, manipulan y malmeten a conciencia.

50 días

Hemos doblegado la curva, la desescalada será asimétrica y gradual, ya podemos salir a la calle y hay que pensar en reactivar la economía. Pensamos en cómo será nuestra vida tras la pandemia del coronavirus y, por el momento, las respuestas tienen mucho más de elucubración que de certeza. Quizás mirar atrás, a las vivencias y reflexiones serias, duras y dolorosas pero también banales, escapistas y costumbristas de este último mes y medio, encontremos algunas de las claves que nos permitan -tanto a nivel individual como colectivo- reinventarnos y liberarnos de la incertidumbre.

10/03. Se suspenden las clases. A partir de mañana, #teletrabajo y #quédateencasa si puedes.

11/03. No está de más volver a leer La peste de Albert Camus.

12/03. Efectos del cambio climático, coronavirus… por mucho que nos empeñemos, la naturaleza tiene su propio ritmo y se impone a nuestro de deseo de control y de poder sobre ella.

13/03. Aplausos a las ocho, #GraciasSanitarios.

14/03. Lo del “estado de alarma” va camino de ser “estado de alarma en diferido”.

15/03. La globalización no es solo viajar a donde quieras y que lo que tienes sea fabricado en el tercer mundo para que te resulte más barato. La globalización es también que otros lleguen hasta donde vives tú y que los males del tercer mundo también te afecten a ti.

16/03. Medios de comunicación: ¿qué tal sustituir el “Urgente” por “Última hora”?

17/03. Cada vez que miro a la calle desde el balcón me siento como James Stewart en La ventana indiscreta.

18/03. El mensaje de Felipe VI hubiera valido el sábado o el domingo (pero estaba en otras cosas). Ha llegado tarde y con una retórica vacía.

19/03. ¿Cuánto € nos hemos ahorrado con los recortes en sanidad pública realizados desde hace diez años? ¿Cuál será el sobrecoste ocasionado por la pandemia? Los que propugnaban su privatización seguro que no querrán responder a la segunda cuestión.

20/03. Cuando todo esto pase, habrá tortas para coger hora en la peluquería.

21/03. #DíaMundialDeLaPoesía, excusa perfecta para volver a Roma, peligro para caminantes con los versos, los sonetos y las canciones de Rafael Alberti.

22/03. El padre de Jorge, uno de los casi 400 fallecidos de hoy. Ingresó el viernes, en solo dos días el virus le venció.

23/03. El primo Filiberto, uno de los 2.696 fallecidos hasta hoy. No pudieron enterrarle hasta nueve días después.

24/03. Triste noticia, se nos va Terrence McNally, uno de los mejores dramaturgos.

25/03. El hermano de Reme, 66 años, uno de los 738 fallecidos de hoy.

26/03. Hay más gente haciendo directos en instagram que seguidores viéndoles.

27/03. #DíaMundialDelTeatro, dame teatro que me da la vida.

28/03. El padre de Juan, uno de los 27 fallecidos en menos de un mes en la residencia de ancianos de Ciempozuelos en la que vivía. No pudo acompañarle ninguno de sus tres hijos.

29/03. Toda crisis tiene momentos en que parece que más que hacia la solución se va hacia el desastre, #Resiliencia.

30/03. Si después de las vacaciones es cuando más parejas rompen, ya verás tú tras el confinamiento. El algoritmo de las apps de ligue va a echar humo.

31/03. ¿Qué nos está salvando, aliviando, esperanzando, entreteniendo y motivando a muchos? El cine, los libros, el teatro, la música, las exposiciones on line… La cultura.

01/04. #DíaDelLibroLGTB, excusa perfecta para volver a recomendar Nos acechan todavía de Ramón Martínez, un ensayo con el que entender los retos, dificultades y agentes que hacen frente en la actualidad al movimiento LGTBI.

02/04. Tenemos que cuidar la salud para que la economía vuelva a ser lo primero, dice el Ministro de Sanidad. ERROR. La prioridad debemos ser siempre las personas. ¿Cómo? A través de los pilares del llamado estado del bienestar (sanidad, educación, cultura, derechos laborales…). Quizás el ERROR está en haber depredado esas áreas de actuación política supeditándolas a la economía bajo términos como gasto, coste, productividad u oferta y demanda.

03/04. ¿Por qué gritan algunos periodistas en las conexiones en directo?

04/04. A lo mejor la deslocalización industrial dando por hecho que el grifo del made in Asia se abriría cada vez que quisiéramos no fue tan buena idea.

05/04. No había usado chándal tantos días seguidos desde que estudiaba la EGB.

06/04. En estos días de incertidumbre, hay una imagen que viene una y otra vez a mi cabeza, la del Perro semihundido que Goya pintara allá por 1820 y que se puede ver en el Museo Nacional del Prado.

07/04. Los ERTEs no parecen afectar a los diseñadores, redactores y distribuidores de bulos y fake news.

08/04. El Ministro de Cultura, sin ideas ni voluntad cultural.

09/04. La nevera vacía y Mercadona cerrado, en un acto de subversión voy a comprar a Supersol. Llueve, luzco un chándal rojo y el único impermeable que tengo es verde, parezco la bandera de Portugal.

10/04. El Gobierno se da por enterado del #apagóncultural, ahora falta lo importante, que lleguen los hechos.

11/04. Entre la fatal comunicación y argumentación de unos y la inquina y el griterío de los otros, #AsíNo.

12/04. ¿Se podría hacer un recopilatorio de los bulos y fakes que cada medio de comunicación ha inventado y/o ayudado a difundir?

13/04. #DíaInternacionalDelBeso, ¿cómo besarse evitando el contacto físico?

14/04. Todos nos preguntamos lo mismo, y después, ¿qué?

15/04. #DiaMundialDelArte, jornada perfecta para recordar y reivindicar una vez más a #KeithHaring, un creador fresco, ingenioso y comprometido que dio imagen y estilo a los años 80.

16/04. He bajado a tirar la basura y me he sentido como un inocente que, tras actuar en defensa propia, intentaba no ser pillado en el momento en que se deshacía de las pruebas incriminatorias.

17/04. Escucho decir a un tertuliano en un programa de televisión: “sobre ese tema no puedo opinar, no tengo criterio“.

18/04. Dejar salir a los niños a la calle durante el confinamiento, ¿debate psicopedagógico o excusa para el enfrentamiento político?

19/04. Por qué cada vez que aparece un político de la oposición ya sabemos, antes de que abra la boca, qué va a decir y en qué tono. Porque solo se quejan de la acción del Gobierno sin aportar propuesta o medida alguna.

20/04. ¿Volverán a poner en duda que la tierra es redonda gritando que es plana? ¿Negarán la evolución de las especies afirmando que tienen pruebas de que llegaron en el arca de Noé? #TodoEsPosible.

21/04. Que los promotores y defensores de la ley mordaza pongan ahora el grito en el cielo porque la Guardia Civil investigue el uso delictivo y malintencionado que se pueda hacer de las RR.SS.

22/04. Espero que la pandemia haga ver lo importante que es realizar una correcta comunicación por parte de AAPP, partidos políticos, empresas e instituciones; que no se puede improvisar y exige contar con profesionales expertos en la materia.

23/04. #DíaDelLibro, jornada en la que recordar que los libros nos acompañan, guían, entretienen y descubren realidades, experiencias y puntos de vista haciendo que nuestras vidas sean más gratas y completas, más felices incluso.

24/04. Me fascinan la burbuja de egofantasía y el vacío existencial que transmiten los influencers.

25/04. Los titulares de la mayoría de los periódicos y los tuits de todos los políticos estaban ya escritos antes de la comparecencia del Presidente del Gobierno.

26/04. 83 años de Guernica, 26 de abril de 1937.

27/04. La salida de los niños a la calle, ¿ayuda para sobrellevar el confinamiento o inicio de la desescalada? Pensaba que era lo primero, pero parece que la mayoría se lo ha tomado como lo segundo.

28/04. Decían que el Estado no era quién para indicarles cómo educar a sus hijos y ahora, si alguien no respeta la distancia social, acusan al Estado de no haberles explicado correctamente cómo se hace, #CriticarPorCriticar.

29/04. 45 días seguidos comiendo pizza, método Díaz Ayuso para mantenerte sano y en forma.

30/04. La vida por fases y horarios, #LaNuevaNormalidad (26.771 fallecidos hasta hoy).

23 de abril, día del libro

Este año no recordaremos la jornada en que fallecieron Cervantes y Shakespeare regalando libros y rosas, asistiendo a encuentros, firmas, presentaciones o lecturas públicas, hojeando los títulos que muchas librerías expondrán a pie de calle o charlando en su interior con los libreros que nos sugieren y aconsejan. Pero aun así celebraremos lo importantes y vitales que son las páginas, historias, personajes y autores que nos acompañan, guían, entretienen y descubren realidades, experiencias y puntos de vista haciendo que nuestras vidas sean más gratas y completas, más felices incluso.

De niño vivía en un pueblo pequeño al que los tebeos, entonces no los llamaba cómics, llegaban a cuenta gotas. Los que eran para mí los guardaba como joyas. Los prestados los reproducía bocetándolos de aquella manera y copiando los textos de sus bocadillos en folios que acababan manoseados, manchados y arrugados por la cantidad de veces que volvía a ellos para asegurarme que Roberto Alcazar y Pedrín, El Capitan Trueno y Mortadelo y Filemón seguían allí donde les recordaba.

La primera vez que pisé una biblioteca tenía once años. Me impresionó. Eran tantas las oportunidades que allí se me ofrecían que no sabía de dónde iba a sacar el tiempo que todas ellas me requerían, así que comencé por los Elige tu propia aventura y los muchos volúmenes de Los cinco y Los Hollister. Un par de años después un amigo me habló con tanta pasión de Stephen King que despertó mi curiosidad y me enganché al ritmo de sus narraciones, la oscuridad de sus personajes y la sorpresas de sus tramas.

Le debo mucho a los distintos profesores de lengua y literatura que tuve en el instituto. Por descubrirme a Miguel Delibes, cada cierto tiempo vuelvo a El camino y Cinco horas con Mario. Por hacerme ver la comedia, el drama y la mil y una aventuras de El Quijote. Por introducirme en el universo teatral de Romeo y Julieta, Fuenteovejuna o Luces de bohemia. Por darme a conocer el pasado de Madrid a través de Tiempo de silencio y La colmena antes de que comenzara a vivir en esta ciudad.

Tuve un compañero de habitación en la residencia universitaria con el que leer se convirtió en una experiencia compartida. Él iba para ingeniero de telecomunicaciones y yo aspiraba a cineasta, pero mientras tanto intercambiábamos las impresiones que nos producían vivencias decimonónicas como las de Madame Bovary y Ana Karenina. Por mi cuenta y riego, y con el antecedente de sus inmortales del cine, me sumergí placenteramente en el hedonismo narrativo de Terenci Moix. El verbo de Antonio Gala me llevó al terremoto de su pasión turca y la admiración que sentí la primera vez que escuché a Almudena Grandes, y que me sigue provocando, a su Malena es un nombre de tango.

Y si leer es una manera de viajar, callejear una ciudad leyendo un título ambientado en sus calles y entre su gente hace la experiencia aún más inmersiva. Así lo sentí en Viena con La pianista de Elfriede Jelinek, en Lisboa con Como la sombra que se va de Antonio Muñoz Molina, en Panamá con Las impuras de Carlos Wynter Melo o con Rafael Alberti en Roma, peligro para caminantes. Pero leer es también un buen método para adentrarse en uno mismo. Algo así como lo que le pasaba a la Alicia de Lewis Carroll al atravesar el espejo, me ocurre a mí con los textos teatrales. La emocionalidad de Tennessee Williams, la reflexión de Arthur Miller, la sensibilidad de Terrence McNally, la denuncia política de Larry Kramer

No suelo de salir de casa sin un libro bajo el brazo y no llevo menos de dos en su interior cuando lo hago con una maleta. Y si las librerías me gustan, más aún las de segunda mano, a la vida que per se contiene cualquier libro, se añade la de quien ya los leyó. No hay mejor manera de acertar conmigo a la hora de hacerme un regalo que con un libro (así llegaron a mis manos mi primeros Paul Auster, José Saramago o Alejandro Palomas), me gusta intercambiar libros con mis amigos (recuerdo el día que recibí la Sumisión de Michel Houellebecq a cambio del Sebastián en la laguna de José Luis Serrano).

Suelo preguntar a quien me encuentro qué está leyendo, a mí mismo en qué título o autor encontrar respuestas para determinada situación o tema (si es historia evoco a Eric Hobsbawn, si es activismo LGTB a Ramón Martínez, si es arte lo último que leí fueron las memorias de Amalia Avia) y cuál me recomiendas (Vivian Gornick, Elvira Lindo o Agustín Gómez Arcos han sido algunos de los últimos nombres que me han sugerido).

Sigo a editoriales como Dos Bigotes o Tránsito para descubrir nuevos autores. He tenido la oportunidad de hablar sobre sus propios títulos, ¡qué nervios y qué emoción!, con personas tan encantadoras como Oscar Esquivias y Hasier Larretxea. Compro en librerías pequeñas como Nakama y Berkana en Madrid, o Letras Corsarias en Salamanca, porque quiero que el mundo de los libros siga siendo cercano, lugares en los que se disfruta conversando y compartiendo ideas, experiencias, ocurrencias, opiniones y puntos de vista.

Que este 23 de abril, este confinado día del libro en que se habla, debate y grita sobre las repercusiones económicas y sociales de lo que estamos viviendo, sirva para recordar que tenemos en los libros (y en los autores, editores, maquetadores, traductores, distribuidores y libreros que nos los hacen llegar) un medio para, como decía la canción, hacer de nuestro mundo un lugar más amable, más humano y menos raro.

Y después, ¿qué?

El aislamiento físico, que no social por obra y gracia de la tecnología, está haciendo que estas sean jornadas de reflexión y de no pensar, de dejarse llevar sin más y de reparar sobre asuntos en los que no lo hacíamos hasta ahora. De escuchar opiniones que iluminan y leer análisis que decepcionan. De echar la vista atrás para intentar comprender qué nos ha llevado hasta aquí y mirar hacia adelante para dilucidar cómo resolveremos y superaremos las consecuencias de lo que estamos viviendo.

Esto no acaba aquí. Las crisis no finalizan cuando se ha resuelto la urgencia y se cree tener la situación bajo control. Si no se actúa correctamente, ese puede ser un momento tan o más peligroso y potencialmente desestabilizador que los, aparentemente, ya superados. Hay que tomar buena nota de lo sucedido, de cómo nos hemos sentido, de quiénes han dado lo mejor de sí mismos (sanitarios desbordados, transportistas, cajeros y limpiadores soportando los servicios básicos, fuerzas y cuerpos de seguridad manteniendo el orden por el bien de todos), han enfermado o se han quedado en el camino por el dichoso virus. De cómo vamos a levantar los negocios y los medios de ganarse la vida, temporal o definitivamente, derrumbados; acompañar anímica y emocionalmente a los recuperados; y honrar a los que, por desgracia, ya no nos acompañan. Personas con nombres y apellidos, que dejan un vacío en sus familias, círculos de amigos y conocidos, que han de ser respetadas y no formar parte, más que en este sentido, de argumentario ideológico alguno.

Autocrítica antes que crítica. Mirar primero dentro de uno mismo para identificar qué no se hizo y qué se podría haber hecho mejor o de manera más efectiva y eficiente. Qué o a quién no se tuvo en cuenta y por qué. Si por desconocimiento de las habilidades y posibilidades de la institución o personalidad a la que se debería haber recurrido. Si por falta de conocimiento técnico, experiencia o de habilidades como la empatía y el diálogo. O de principios como la honestidad y la transparencia. O por exceso de ego, soberbia e indignidad, tanto de los encargados de gestionar la situación (a nivel científico, administrativo y gubernamental) como de los de interrogar sobre su actuación (oposición política, medios de comunicación).

Aceptar la imposibilidad de controlarlo y saberlo todo. La naturaleza está por encima del hombre y si algo nos ha dejado claro estas semanas es que somos un elemento más del ecosistema al que da vida. No hay otra opción más que la de respetarla, valgan como ejemplo imágenes como el cielo de grandes urbes sin su característica boina de contaminación o la inaudita transparencia de las aguas de otras tantas ciudades, libres de los miles de turistas que las abarrotaban a diario hasta hace bien poco. Considerarla únicamente como un instrumento, medio o recurso al servicio de nuestra productividad, rentabilidad y funcionalidad nos llevará a darnos de bruces, una y otra vez, contra su poder, fuerza y energía.

Tenemos que cuidar la salud para que la economía vuelva a ser lo primero“, escuché días atrás al Ministro de Sanidad. Claro que la economía es importante, fundamental, básica y prioritaria, pero ¿no debiéramos ser lo primero, y siempre, las personas? ¿Cómo? A través de los pilares del llamado estado del bienestar (sanidad, educación, cultura, derechos laborales…). Un punto fundamental del análisis que debemos hacer tras superar la fase más crítica de lo que estamos viviendo, evitar muertes, será reflexionar sobre el sistema que estructura, dirige y nuestro modelo de sociedad y en el que todo, absolutamente todo, parece estar supeditado a la monetización, valoración y maximización económica y al individualismo, clasismo y sálvese quien pueda que este enfoque, en mayor o menor medida según el país, región o lugar en el que pongamos el foco, suele traer consigo.

Si de verdad queremos ser sostenibles, debemos entender unanimemente que la sostenibilidad no consiste en un ajardinar lo que, por otro lado, esquilmamos medioambientalmente; justificar con eufemismos y discursos vacíos el enriquecimiento de unos pocos a costa de la dignidad de muchos; y compensar con caridad marketiniana el maltrato y la explotación humana que ejercemos fuera de nuestro campo de visión. Solo así, y considerando este enfoque en nuestro ámbito de actuación, por muy pequeño que este nos parezca (a la hora de consumir, viajar o votar) conseguiremos resultados que nos permitan ser una sociedad más cohesionada y coherente y en la que todos sus integrantes tengamos iguales oportunidades, tanto de vivir de manera satisfactoria como de, asumiendo las responsabilidades que nos corresponden, colaborar activamente en su progreso y desarrollo.

Sin ideas ni voluntad cultural

Decepcionante rueda de prensa ayer del Ministro de Cultura, anunciando que no se implementarán medidas específicas de apoyo al sector al que representa hasta que se solucione la crisis sanitaria que estamos viviendo.

Primero la vida y después el cine”, dijo usted ayer parafraseando a Orson Welles. Por supuesto, Señor Rodríguez Uribes, por supuesto. Pero ya hay quien, en el Gobierno del que usted forma parte, se está encargando de tan innegable prioridad, no necesita usted que se lo recordemos. De hecho, está apoyado en tarea tan vital de los titulares de otras carteras, y no siendo la que usted lidera una de ellas en primera instancia, le presuponemos -además de colaborando con sus colegas en lo que corresponda- dedicado a capa y espada a alentar, ayudar y apoyar la defensa, promoción y desarrollo de los diferentes gremios a los que representa. Como bien sabe, la gestión de toda crisis implica no solo resolver la urgencia del ahora, sino evitar o minimizar, en la medida de lo posible, las dolorosas consecuencias posteriores.

Estamos de acuerdo en que estamos viviendo jornadas complicadas, arduas, muy difíciles, donde todo está sucediendo muy rápido y apenas hay tiempo de contrastar y valorar con detalle cómo responder. En las que lo nunca antes considerado, lo no preparado, las muchas faltas (de formación, experiencia y habilidades) y los postulados teóricos nunca antes, afortunadamente, llevados a la práctica están haciendo que los resultados sean una amalgama inevitable de caos, lentitud, impaciencia e incertidumbre. También con destellos de saber hacer gracias a la buena voluntad, disciplina y colaboración tanto de los que están tomando decisiones y ejecutándolas como de los que estamos de este lado. De los que nos quedamos en casa y seguimos trabajando para que nuestras vidas y nuestra sociedad, tal y como está diseñada hoy en día, sigan funcionando. Algo que, las cosas como son, no es motivo de alabanza ya que es nuestro deber como ciudadanos.  

Destacaba usted ayer el papel que la cultura está teniendo en estas jornadas de confinamiento, siendo el cine, la lectura, la música o las visitas on line a museos el refugio, el bálsamo y el aliciente que están ayudando a muchos a evadirse, reflexionar o dar forma a las cuestiones que les inquietan, preocupan y motivan. Agradecimiento que entiendo implica el reconocimiento que el arte y la creatividad tienen en el bienestar y nuestro desarrollo individual y colectivo, descubriéndonos, relacionándonos y cohesionándonos. Que está usted lejos de los que consideran estas expresiones como elementos únicamente para el ocio y el entretenimiento, y en las antípodas de los que tildan a sus autores de titiriteros.

Pero resulta poco esperanzador que en dicha rueda de prensa también afirmara que, en la convulsión en la que estamos sumidos, la cultura ya queda suficientemente atendida con los fondos transversales movilizados hasta la fecha por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y que hay que esperar a que se resuelva la crisis sanitara (hoy por hoy, y no es por ser pesimista, sin previsión a corto plazo). O que comentara jornadas atrás que estaba manteniendo contactos discretos con representantes (productores, exhibidores y programadores, galeristas y artistas plásticos, intérpretes, músicos, libreros, escritores y editores…)  de las actividades que tienen en usted su máximo interlocutor, animándoles a que le enviaran sus propuestas.

¿No tiene usted iniciativa propia? ¿Un equipo de colaboradores y asesores que puedan aportar también ideas? La impresión que dichas afirmaciones transmiten es una nula proactividad -no sé si por su parte, su Ministerio o el Gobierno en sí- y en esta vida, o te adelantas o la realidad te lleva por delante. Algunos de sus homólogos europeos ya han anunciado dotaciones económicas extraordinarias para apoyar al sector en sus naciones. Dentro de nuestras fronteras algunas administraciones como la Comunidad de Madrid han puesto, incluso, alguna iniciativa en marcha. Tome buena nota de ellos y copie cuanto nos sea útil, complemente cuanto sea posible y desarrolle por iniciativa propia, cuanto sea necesario.

Esperamos que su discurso futuro se base en principios seguidos, medidas implementadas y resultados conseguidos, y no en el papel que la cultura tiene en nuestras vidas, en su aportación al PIB y al empleo nacional, su importancia como pilar de la marca España, la reputación y liderazgo de algunas de nuestras instituciones, los creadores y artistas patrios que triunfan más allá de nuestras fronteras… Ese argumentario ya nos lo sabemos, resulta manido, el propio de aquellos a los que la cultura les parece algo accesorio y secundario, de los que consideran la productividad económica no solo por encima de la dimensión humana, sino que ven a ésta al servicio de aquella. Estamos obligados a adaptarnos a lo que el destino nos ha puesto en el camino, sí. Es tiempo de innovar, más aún. No toca otra que reinventarse, cierto. Predique usted, por favor, con su ejemplo y liderazgo como impulsor y ejecutor de la política cultural de nuestro país.  

(Fotografía de la agencia EFE tomada de lavanguardia.com)

Bajada del IVA del arte: dudas y cuestiones pendientes

73000_448763235161382_1266150121_n

Anuncia el gobierno que baja el IVA de las obras de arte del 21 al 10% “como medida de apoyo a todos los implicados en el mercado del arte” y para “equiparar a España con otros países de la UE, como Alemania e Italia, donde este está en torno al 10%”.

Me surgen tres cuestiones:

–          El 1 de septiembre de 2012 el IVA de los productos culturales pasaba del 8 al 21%. ¿Por qué se aprobó entonces una subida que tal y como se dice ahora nos alejaba de los países de nuestro entorno? Una medida que provocaba un incremento de precios en  unos productos cuyo consumo se estaba viendo ya importantemente afectado por la crisis económica. ¿Improvisación y error de aquel momento y corrección –no reconocida- en el día de hoy?

–          ¿Por qué se hace exactamente ahora? ¿Tienen algo que ver las próximas ediciones de ARCO, Art Madrid y JustMad que se celebran en menos de un mes? ¿Es una manera de asegurarse un mensaje positivo en la intensa cobertura mediática que estas ferias generan? Marketing político es la respuesta, búsqueda del interés propio y no la del sector ni la del conjunto de los ciudadanos.

–          Y sólo a las obras de arte (¡ah, y a las fallas!), ¿por qué no también a las entradas de teatro, de cine o de espectáculos musicales? El sector cultural ha actuado hasta ahora de manera unida en su reivindicación ante lo que ha considerado políticas erróneas del Gobierno, ¿es este anuncio una puesta en práctica del “divide y vencerás”? Estrategia política entonces vs. un colectivo con el que el ejecutivo no suele tener afinidad ideológica.

Y además de estas preguntas, las siguientes reflexiones:

–          ¿Dónde está la prometida nueva Ley de Mecenazgo? Medida anunciada como el plato fuerte en lo cultural del programa electoral del partido en el gobierno durante la campaña electoral. Presentada como la solución para que el sector redujera su dependencia de las administraciones públicas (y el clientelismo que por norma este ha generado en nuestro país) y llevara a una mayor participación de la sociedad civil.

En un ambiente político tan dado a las filtraciones mediáticas como el que vivimos, no sabemos nada más que parece estar parado por el Ministerio de Hacienda porque no le cuadran las cuentas. ¿Estará planteado como una manera de deducción de impuestos de las grandes corporaciones a cambio de invertir en arte? ¿Considerará la participación de las personas individuales en el mundo del arte como pequeños coleccionistas, amigos de museos, aportadores en acciones de crowdfunding,…?

Mientras el debate social se ha colapsado estos días con otro asunto de gran polémica bajo la justificación de “estaba en nuestro programa”, de este no sabemos nada tras media legislatura y no hay previsión de que se vaya a hacer en el curso actual. ¿No quedará relegado para el final y lanzada entonces como un elemento de marketing político de la campaña electoral de las próximas elecciones generales con un debate artificialmente alargado que no permita ni su entrada en vigor o ni siquiera su aprobación?

–          “Marca España”, llevamos dos años escuchando este concepto como si fuera la solución a los problemas económicos que tiene nuestro país. No es más que una estrategia de marketing para darnos a conocer –o aumentar el conocimiento ya existente- como nación en el extranjero. Y en este tiempo “Marca España” ha aparecido asociado mayormente, al menos en mi recuerdo, a las empresas españolas que se han convertido en multinacionales y están desarrollando y gestionando proyectos por todo el mundo. Nuestra cultura, además de generadora de empleo y de aportar al PIB nacional, cuenta con dos importantes pilares: el patrimonio histórico-artístico y el idioma español.

Somos el segundo país del mundo con mayor patrimonio (en cantidad y en calidad) después de Italia. El español articula casi todo el continente(también llamado “mercado”) americano y sirve como conexión entre América y Europa (también continente y mercado económico). Esto también es cultura que nos define, y nos pone en valor diferenciándonos de muchas naciones que no cuentan con semejantes activos.

Los dos mil años del acueducto de Segovia y los varios siglos de la Alhambra de Granada, el teatro de Lope de Vega y la poesía de Lorca, las pinturas negras de Goya y el cubismo de Picasso, el concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo o el amor brujo de Manuel de Falla,…, son elementos que fuera de nuestras fronteras forman la imagen que se tiene de nosotros, lo que ahora llamamos “Marca España”. ¿Por qué no se utiliza entonces como parte de esta nuestra cultura y se obtiene también a través de ella rédito económico?

–          Pero la cultura no es tan sólo un sector económico, es también la esencia de lo que somos, nuestra identidad. Y esta se conoce y se adquiere a través de la educación. No hace falta que añada muchas palabras a lo que el medio educativo ha clamado durante los últimos meses. Contamos con un sistema con el que estamos a la cola de los países avanzados tanto en educación secundaria como universitaria desde hace años. Y por el momento parece que queremos resolverlo con medidas como centros con menos recursos económicos y profesionales para atender a los alumnos.

Añadamos a esto cambios legislativos en los que los aspectos positivos no sabemos cuáles son –o porque no los tiene o porque sus responsables no saben contárnoslos- y con otros claramente negativos por sus aspectos ideológicos (la eterna presencia en el curriculum académico de la religión decidida por las autoridades estatales como las versiones sesgadas de la historia y la no atención al idioma español en comunidades como Cataluña o País Vasco). La cultura es un legado de muchos siglos que se cultiva y se hace crecer a través del conocimiento y de la educación día a día tanto en el ámbito académico como en el familiar. Mi impresión es que en el momento actual este cuidado y atención a la educación y a la cultura con perspectiva de futuro a largo plazo y de respeto al legado recibido no se está practicando. Y lo que es mucho peor, que no se cree en ello.

Por el momento preguntas que creo se van a quedar durante un tiempo sin respuesta, pero confío en que llegue el día en que la sensatez llegue a los que nos gobiernan. Ese día llegará cuando los que legislan y nos gobiernan sean conscientes de la importancia que la cultura tiene: importancia económica presente y futura, y sobre todo, base de nuestra identidad colectiva y elemento cohesionador de nuestra sociedad.

(imagen tomada en una galería de Amsterdam en noviembre de 2012).

LUCHAR CONTRA EL SIDA: contra la naturaleza, la desinformación y los prejuicios.

LazoRojo1Diciembre

El 1 de diciembre es el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Un acontecimiento que para muchos queda vahído en el calendario entre otras 364 cuestiones que tienen también su día anual. Pero es total merecedor que por unas horas lo hagamos protagonista absoluto, que cuando veamos el lazo rojo recordemos que el síndrome de inmunodeficiencia adquirida existe. Que es un elemento más de la cotidianeidad en la que vivimos. Que le dimos nombre en 1982 y que desde entonces sigue entre nosotros con el único objetivo de destruirnos. Por eso debemos luchar contra él.

Hoy es la fecha marcada en el almanaque para decirnos a nosotros mismos que debemos intentar –cada uno por sus propio medios- acabar con el sida, tanto con la enfermedad como con el concepto imaginario que en estas más de tres décadas desde que comenzamos a escuchar de él se ha creado a su alrededor.

Debemos luchar en tres ámbitos contra el sida: contra la naturaleza, contra la desinformación y contra los prejuicios.

Luchar contra la naturaleza

La naturaleza tiene sus propias reglas y traza por sí misma su camino y los humanos somos seres condicionados a su devenir como parte de ella que somos. Pero si algo nos ha demostrado la historia hasta ahora es que el hombre es capaz de domesticar a la naturaleza o si no, tomar los hábitos oportunos para adaptarse a ella y así sobrevivir.

La ciencia es el medio para conseguirlo, a través de ella hemos llegado a minimizar los efectos de los procesos víricos (he ahí los analgésicos y antibióticos), o a controlar y hacer desaparecer –según el punto del mundo en el que vivas- enfermedades como la tuberculosis, la peste o la sarna. Con respecto al sida, cada día se consiguen nuevos avances científicos, nuevos logros. Por lo tanto, ¿no va a ser capaz de hacerlo también con el sida? Está en ello, hay hitos ya alcanzados, pero nos queda mucho por conseguir.

La comunidad científica lleva luchando contra el sida –como contra otras muchas enfermedades- desde que surgieron los primeros síntomas de su existencia. La suya es una lucha estratégica, que requiere recursos, personal formado, dotación técnica, fondos económicos y tiempo. Y los que no somos comunidad científica debemos confiar en sus criterios y sus decisiones. Entender que la ciencia es un camino de largo recorrido que se construye al andar, que los logros no se pueden planificar y que sólo son producto del tesón y del día a día. La ciencia necesita nuestro apoyo. Debemos hacer nuestra su visión.

Las instituciones públicas –las que nos representan a todos, las que somos todos- en relación a la ciencia deben funcionar bajo criterios científicos, y no políticos y menos aún partidistas (temporales, ideológicos). Es decir, al revés de como está pasando. ¿Una incompetente actuación pública  -en el ámbito científico- provocará más casos de sida? Sí, todo lo que dificulte el desarrollo científico dificulta la mejora de nuestra calidad de vida. Dificultar la investigación sobre el sida retrasará la solución y mientras tanto se infectarán personas que podrían haberlo no hecho, y se dificultará la calidad de enfermos que podrían haber tenido soluciones antes.

Luchar contra la desinformación

El ser humano, ¿nace o se hace? Nace como ser vivo y se hace como humano, ¿cómo? A través de la educación. Sabemos lo que nos enseñan, lo que nos transmiten si haberlo pedido, cuando eres niño a través del ejemplo de tus mayores, o mediante la formación reglada del currículum académico. Y sabemos también lo que aprendemos a partir –literal o adaptado en función del espíritu crítico que le apliquemos- de las personas e instituciones (ej. medios de comunicación, entidades y personalidades públicas,…) a las que nos acercamos. Todos ellos tienen una responsabilidad, tanto a la hora de ejercer el papel de transmisores (de información, de valores) como de fomentar el espíritu crítico constructivo (objetividad, relatividad, circunstancialidad, multitud de puntos de vista,…).

El resultado, información adquirida y capacidad crítica, forman los conocimientos que tenemos del mundo (el personal, el colectivo en el que estamos enmarcados y el global que va más allá de los dos anteriores) en que vivimos y de las circunstancias en que desarrollamos nuestra vida en todas sus facetas.

Dicho esto, ¿qué sabemos de muchas realidades científicas como son las médicas? ¿Qué sabemos del sida? ¿Cuál ha sido la fuente de dichas ideas? La mayoría de los casos de infección que han ocurrido y siguen ocurriendo son producto de la falta de conocimiento de cómo evitar que esto suceda. Llevamos ya tres décadas conviviendo con el sida, ¿cómo es posible que esto siga ocurriendo? ¿Qué falla para que no se llegue a saber –o a aplicar- cómo prevenir o a bajar la guardia –que en el fondo es no haber adquirido la dimensión real de los conocimientos-? Fallan los que nos transmiten los conocimientos, fallamos nosotros por no aplicar espíritu crítico –quizás por falta de esta habilidad- a nuestros propios actos y peor aún, prolongaremos la desinformación hacia aquellos sobre los que ejerceremos papel de formadores.

La desinformación, la ignorancia, se cura con educación formal e informal. ¿A más educación formal menos casos de sida? Sí. ¿Cómo informar más y mejor? Con un sistema académico dotado de recursos (profesionales y técnicos) y con un currículum de conocimientos a transmitir basado en la objetividad científica y en la necesidad humana de los mismos. ¿Sucede esto así? No. Se editan los conocimientos a transmitir en base a criterios subjetivos, a prejuicios, que sólo contribuyen a una visión sesgada de la realidad y a una disminución del potencial del desarrollo individual y colectivo. De esta manera se dificulta también que la educación informal pueda ser eficaz ya que no ha sido alimentada correctamente por la educación formal. Y en este caso no estamos hablando de ignorancia, falta de conocimientos, sino de desinformación, conocimientos erróneos –o malintencionados incluso- y por lo tanto peligrosos para aquellos a los que se transmiten.

¿Puede nuestro sistema educativo/académico hacer que haya menos casos de sida? Sí. ¿Por qué no lo hace? La respuesta tendrían que dárnosla los gestores de nuestras instituciones públicas –las que nos representan a todos, las que somos todos-. Si no hay respuesta positiva, entonces la pregunta debiera ser a nosotros mismos: ¿por qué permitimos esto?

 Luchar contra los prejuicios

En su definición de prejuicio, la segunda acepción que da la RAE dice: “Opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal.”

¿Qué lleva a los prejuicios? Complicada pregunta a la que se le puede dar la sencilla respuesta de otorgarse la potestad del poder, de establecer qué está bien y qué está mal con el fin de situarse en una posición de superioridad. ¿A qué coste? Sin límites, el que establece o perpetúa un prejuicio sólo tiene como objetivo su supremacía. No sólo formula condiciones para el halago subjetivo, sino que establece características para el desprecio social. La historia nos ha dado multitud de ejemplos a lo largo de muchos siglos, unos han desaparecido y otros perviven adaptándose a las circunstancias del momento presente.

El sida fue conocido en su inicio como la enfermedad de las cuatro haches por los colectivos en los que en EE.UU. en los primeros meses se vieron más casos: homosexuales, haitianos, hemofílicos y heroinómanos. Tras estos colectivos prejuicios como la homofobia o la xenofobia transformada en cruel desatención y culpabilización por parte de las instituciones públicas y muchas de las sociales (todas las oficiales de los credos religiosos y las que se nutren fielmente de sus doctrinas ideológicas). Un estigma que afectó no sólo a los que tuvieron la desgracia de infectarse, sino que se convirtió en calificativo injusto y perseguidor de toda persona que cumpliera con la característica de homosexual o de raza no blanca.

Prejuicios que existían y que siguen fuertes en todo el mundo y que se propagan e inoculan en la sociedad y en las personas con la misma virulencia con que lo hace el vih en el cuerpo de los humanos. Los prejuicios impiden una correcta información acerca del virus, son motores intencionados de desinformación. Los prejuicios son fuente de desasosiego en los portadores del virus por el papel de sentenciador de culpabilidad que pueda desempeñar en las coordenadas sociales en las que estos vivan.

¿Los prejuicios son causantes de mayores casos de sida? Sí, sin ninguna duda, imposibilitan una correcta información y la capacidad de espíritu crítico,  y su irracionalidad impide el correcto desempeño del mundo científico.

¿Cómo luchar contra los prejuicios? Luchando contra aquellos que los detentan con la opción de negarles la escucha o con la vía de los hechos y los datos, informando y educando, sosteniendo con tesón y perseverancia un discurso moderado en sus formas pero continuamente activo. Labor de nuestras instituciones públicas –las que nos representan a todos, las que somos todos- y también labor de todos y cada uno de nosotros a título individual.