Archivo de la etiqueta: Delia del Carril

10 textos teatrales de 2016

Autores españoles, americanos y chilenos; historias de siglos, décadas y años atrás; protagonizadas por familias, también por hombres y mujeres, en la mayoría de las veces, inmersos en una profunda soledad; sociedades en las que acampa la corrupción, el culto a las normas y donde también están aquellos dispuestos a ir en contra de los establecido; funciones que se han llevado al cine y que se han representado también en la calle,…

10TextosTeatrales2016.jpg

“Trescientos veintiuno, trescientos veintidós” de Ana Diosdado. A través de dos hombres y dos mujeres, la autora de “Anillos de oro” y “Los ochenta son nuestros” planteaba en 1991 algunos de los cambios que estaba experimentando la España de entonces. De un lado el matrimonio, que dejaba de ser un acontecimiento con el que adquirir un estatus social, y del otro la política, en la que los casos de corrupción planteaban la falta de ética que se presupone a los gestores de lo público.

AnaDiosdado

“A siete pasos del Quijote”. El pasado noviembre el Barrio de las Letras de Madrid se llenó durante varias tardes de momentos quijotescos en los que hasta el propio Don Miguel dio la cara. Él mismo y su creación más conocida hablaron por boca de siete brillantes dramaturgos, dejando claro que los maestros vivieron en un tiempo y espacio determinado, pero que –unas veces por la forma, otro por lo tratado- lo contado por ellos está tan vivo hoy como el día en que lo escribieron.

ASietePasosDelQuijote

“Las brujas de Salem” de Arthur Miller. Cuando la sinrazón acampa, la lógica y el sentido común desaparecen, dejando el terreno libre para el ejercicio de la violencia que conllevan los comportamientos motivados por el deseo de poder, la envidia y la soberbia. Una brutal retrato de lo viscerales, canallas y diabólicos que podemos llegar a ser en una alegoría con la que Miller retrató la caza de brujas del Hollywood de los 50. Una obra maestra que sigue estando vigente y que bien podría valer como símil del funcionamiento de nuestro sistema político-mediático.

LasBrujasDeSalem

“Nuestra ciudad” de Thornton Wilder. Una pequeña localidad de poco más de tres mil habitantes del noreste de EE.UU. a principios del s. XX resulta ser el reflejo de todas las edades, roles y dimensiones del ser humano, social y familiar. Un texto cuya maestría está en la transparente sencillez de su estructura, los limpios diálogos de sus escenas y el completo conjunto de personajes que lo habitan.

OurTown

“Nuts” de Tom Topor. El cine ha hecho que los juicios en EE.UU. nos parezcan una de las situaciones más teatrales que podemos encontrarnos en la vida cotidiana. La escenografía viene marcada por el sistema y los que intervienen pueden hacer de su discurso una construcción emocional más allá de los tecnicismos y formulismos del lenguaje jurídico. Tom Topor se vale perfectamente de lo primero para, a partir de lo segundo, profundizar hasta los aspectos más delicados de una historia “basada en hechos reales” en la que, bajo la apariencia de un asesinato y una prostituta, se encuentra una situación que no cuadra y un personaje herido y obligado a construirse a sí mismo.

Nuts.jpg

“Out cry” de Tennessee Williams. Dos hijos maltratados por sus padres, dos actores abandonados por su compañía, dos personajes unidos en el escenario por un lazo fraternal en un libreto sin un final claro. Una obra en la que su autor combina su mundo interior con la biografía de su familia en un doble plano de realidad y ficción tan íntimamente unidos y sólidamente escritos que en ningún momento sabemos exactamente dónde estamos ni hacia donde vamos.

220px-OutCry

“Las manos” de José R. Fernández, Yolanda Pallín y Javier G.Yagüe. Una perfecta disección de la España rural de los años 40 a través de un grupo de jóvenes con toda la vida por delante. Un tiempo y un lugar en el que el hambre, el miedo, la influencia omnipotente de la religión, la desigualdad social y la lucha por la supervivencia cubren cada rincón de cuanto existe y acontece. Un asfixiante presente que tiene tanto de brillantez literaria como de retrato político, social y cultural.

LasManos

“La fiesta de cumpleaños” de Harold Pinter. Un día anodino, una casa cualquiera y varias personas aburridas pueden ser el momento, el lugar y los protagonistas de una historia tan intrascendente y absurda como catártica. Veinticuatro horas que comienzan con la tranquilidad de los lugares donde no pasa nada para dejar paso a un desconcierto que nos atrapa como si estuviéramos esperando a Godot.

pinterparty

“Corpus Christi” de Terrence McNally. Al igual que Jesucristo fue crucificado por amar a todas las personas sin hacer diferencia alguna, Matthew Sheppard fue asesinado en EE.UU. en  1998 por sentirse atraído por los hombres. A partir de estos salvajes hechos, McNally hace un impresionante traslado a nuestros tiempos del relato católico de la vida y pasión de Cristo. En su valiente visión del Salvador como alguien con quien todos podemos identificarnos compone un cuadro en el que la homosexualidad es tanto manera de amar como excusa para la persecución y el castigo.

CorpusChristi_TerrenceMcNally

“Abandonada” de Fernando Sáez. La última conversación entre Pablo Neruda y Delia Del Carril tras dos décadas de relación, la esencia de lo que queda tras veinte años juntos recogida en un único acto teatral. Los motivos del fin, los diferentes puntos de vista sobre lo vivido y la manera de afrontar el presente de una manera verdaderamente desnuda, haciendo de la intimidad un campo abierto en el que se exponen con toda su verdad el dolor femenino y la libertad masculina.

abandonada05

“Abandonada” de Fernando Sáez

La última conversación entre Pablo Neruda y Delia Del Carril tras dos décadas de relación, la esencia de lo que queda tras veinte años juntos recogida en un único acto teatral. Los motivos del fin, los diferentes puntos de vista sobre lo vivido y la manera de afrontar el presente de una manera verdaderamente desnuda, haciendo de la intimidad un campo abierto en el que se exponen con toda su verdad el dolor femenino y la libertad masculina.

abandonada05

Delia conoció a Pablo en Madrid en 1934, en los convulsos años de la II República española antes de nuestra Guerra Civil. Él aún casado y esperando una hija, tras cuyo fallecimiento al poco tiempo de nacer comienza una relación de pareja con ella, veinte años mayor. Quién le diría a Del Carril que transcurrido ese tiempo el ciclo llegaría a su fin y Neruda le expondría que igual que comenzó a estar con ella a espaldas de su matrimonio, ahora otra ocupa su lugar. Todo estalla cuando el poeta, ya un referente internacional, le propone una entente cordial en la que le adjudica el papel de esposa relaciones públicas y a su nueva acompañante el de amante carnal y habitante de su intimidad. Se abre entonces la caja de los truenos en la que todo lo vivido, compartido, sufrido y disfrutado juntos se convierte en madera de una hoguera cuyo fuego ella azuza con ansia mientras él intenta que las llamas solo acaben con lo estrictamente necesario.

Aquí nadie se guarda nada, ni ella sus sentimientos, ni él sus intenciones ni el autor las palabras. Cada uno expone sus cartas a un todo o nada. Ella quiere cerrar acabando hasta con el último de sus recuerdos, él hacer un punto de inflexión en que el pasado dé pie al futuro. Y Fernando Sáez media entre ellos dándoles la expresividad que necesitan, haciendo que nuestra piel sienta el latido del corazón, la mirada fría y la respiración contenida de ella, así como la mano tendida, la intención amable y la disposición a la concordia de él. Salen a la luz esos episodios, instantes concretos, en que se inició su separación y que hasta entonces no habían querido ver, que después no hablaron y que ahora ya es demasiado tarde para afrontarlos.

Cuando la herida ya se ha cerrado por sí misma, es difícil curarla y no hay posibilidad de establecer puentes entre las diferentes concepciones sobre los pilares en que se ha de sostener una relación. Delia entiende la fidelidad como lealtad mientras que Pablo como algo que se mantiene alimentado de humor y de deseo. Para esta mujer que se dispone a irse de la casa conjunta, el presente es también campo de construcción de lo que está por venir; para el hombre que se pasea por lo que fue su hogar con su perro, el aquí y ahora es terreno de improvisación y de espontaneidad, de dejarse llevar. Lo que se dicen, expresan, exponen y confrontan está tan lleno de sensaciones, de emoción y convencimiento que ambos resultan no solo creíbles, sino también –a pesar de las diferencias y distancia entre ellos- seres con los que es inevitable empatizar.

Abandonada quizás sea la transcripción de aquella conversación, una versión o una pura ficción, pero tiene la garra, la fuerza y la intensidad de la pasión de ese momento cumbre, solemne y único –tan inevitable como muy a su pesar- en el que se materializa, sella y rubrica el fin del amor.