Aburrimiento máximo con “Extinction”

Otra película más de zombies con la que intentar prolongar –y aprovecharse de- el éxito televisivo y cinematográfico que estos seres están teniendo en los últimos años. Sin embargo, esta producción española no funciona por su endeble guión entre película de terror y melodrama existencial con momentos de acción, y su anodina puesta en escena tanto técnica como interpretativa.

extinction

La primera secuencia es un buen resumen de lo que es esta película. Varios minutos de cámara en mano en continuo movimiento, planos cortos de escasa duración y con la imagen ligeramente desenfocada. Un autobús lleno de gente en el que solo llegamos a ver definidas las caras de los tres personajes –siempre con la misma expresión- cuya historia común conoceremos posteriormente. Máxima tensión por una amenaza externa que se hace psicológicamente más grande por la ambientación nocturna y una iluminación que no nos deja ver absolutamente nada más. Hay que parar, la tensión aumenta con la apertura de puertas y entonces –previo susto de manual-  aparecen los zombies. El mundo se ha convertido en un sitio peligroso en el que ya no se vive, se sobrevive.

Intención estética mediante, la siguiente secuencia abre con un gran plano panorámico diurno y un paisaje helado donde todo es de un blanco estremecedor, apocalíptico. Nos hemos trasladado nueve años hacia adelante a un lugar en el que solo habitan los protagonistas que hemos conocido antes. E igualmente, cada uno con el mismo gesto en el rostro que les conocimos antes como si se les hubiera congelado producto de las bajas temperaturas. Ahora la tensión es producto de un escaso contacto humano y los diálogos mínimos con frases cortas y una puesta en escena con aires de existencialismo nos hacen plantear si estamos ante una pieza de video arte o ante una verdadera película. La fotografía falla y en lugar de ver el mundo del futuro, lo que observamos es una escenografía de cartón piedra construida en un estudio.

A estas alturas el sopor al que está sometido el espectador es extremo, y lo que está por venir no va a hacer nada por resolverlo. La trama evoluciona de manera simple, aburrida, los puntos de inflexión no sorprenden en nada y están justificados sin credibilidad alguna. Las interpretaciones son planas y anodinas, carecen de matices. Para el debate queda si es que Matthew Fox y Jeffrey Donovan no dan para más, o si Miguel Angel Vivas, director y guionista, no ha sido capaz de conseguir más con ellos. Aunque con el guión con el que se cuenta, difícil, muy difícil. Para más inri, si se ve “Extinction” doblada, Clara Lago se pone voz a sí misma, tiene sentido que así sea para el espectador español, pero no es lo mismo doblar que interpretar y quizás lo primero habría que dejárselo para un profesional de ese terreno.

Por todo esto, este título no estará, como le gustaría a sus productores, entre esas producciones que han hecho resurgir el subgénero de películas de zombies en los últimos años como la saga “Resident Evil”, “28 días después” o “Guerra mundial Z”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s