“Líbranos del mal”: colección de sustos aspirando a película de terror

libranosdelmal

Hay películas que parten de un guión sobre el cual se crea una historia con imágenes y más o menos recursos propios del género al que esta se adscribe. Hay otras películas que son una colección de recursos del género a partir de los cuales se articula una trama que tiene tras de sí un guión. A pesar de su premisa de “basado en hechos reales” y creer que con ello nos vamos a encontrar un relato lleno de matices, el “Líbranos del mal” de Scott Derrickson es un total ejemplo del segundo tipo como intento de cine de terror de matices religiosos.

En su esencia, los momentos en que asustar al espectador por la presencia y efectos del mal, hacerle aumentar su pulso sanguíneo y provocarle un estado de miedo y alerta, están bien conseguidos. Hay un dominio técnico de los recursos a combinar para conseguir tensión tanto en la pantalla como en la butaca. Pero tras ellos falta una historia bien construida que los sostenga, el guión no pasa más allá de la sinopsis que hayas leído previamente a entrar en la proyección. Y tras la sucesión de sustos que conducen a los protagonistas para la definitiva batalla contra el mal, la falta de guión y de significado argumental de lo descubierto hasta entonces hace que la película se caiga. Desaparece la corrección con la que hasta entonces habían funcionado la fotografía, los efectos especiales, el montaje o la sobria interpretación de Eric Bana y demás actores al convertirlos de manera definitiva en auténticos clichés de escasa credibilidad a pesar del efecto visual de la gran pantalla o el sonido envolvente de la sala a la que acudas a verla.

Entonces, todos los planteamientos y detalles en que sostenía “Líbranos del mal” se convierten en un manido catálogo del género de terror: acción nocturna en su mayor parte, cielos plomizos cuando la acción transcurre durante el día, interiores escasamente iluminados, gama cromática reducida a tonos mates de  grises y marrones, personajes que nunca sonríen, escenografías lúgubres y detalles infantiles con un sobreprotagonismo maléfico,…  Y tras ellos el recuerdo de títulos que nos han demostrado con maestría cómo es luchar contra el demonio (“El exorcista”), el modo en que el otro lado se puede hacer presente en el dormitorio de los niños (“Polstergeist”) o la apariencia de los lugares en que vive aquel que ejerce el mal (“El silencio de los corderos”).

1175917 - DELIVER US FROM EVIL

Anuncios

Un pensamiento en ““Líbranos del mal”: colección de sustos aspirando a película de terror

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s