“Seda” de Alessandro Baricco

Esta es la historia de una pasión que surge y se transforma en sentimiento. Un crecimiento emocional que va y viene con momentos álgidos e intensos alternados con otros reflexivos y apaciguados. Y a medida que se hace cotidiano, ese apasionamiento se sosiega e inunda cada página, se convierte en la atmósfera que articula a personajes y lugares en un mismo todo.

Es el proyecto de un viaje “al fin del mundo” como se consideraba en Europa a Japón en la década de 1860, de un encuentro para el intercambio entre la cultura occidental y la del imperio del sol naciente. Y de ese llegar al fin, y de la simbiosis entre dos maneras de ver el mundo surge la seda, el roce, el despertar el sentido del tacto, y tras la piel, el corazón.

La obra de Alessandro Baricco se desarrolla entre diálogos con la sobriedad contenida de un haiku y descripciones que son una etérea caricia al corazón del lector simulando la de la seda sobre su piel desnuda. Su prosa presenta a los personajes a través de sus acciones con la sensibilidad de unas manos delicadas practicando ikebanas. Lo que sucede en los encuentros del protagonista francés con los personajes japoneses son como los exquisitos arreglos florales nipones que pueden hacer de una rama de un cerezo o un almendro una sublime expresión de belleza natural.

La maestría de “Seda” es su evolución página a página, cómo los personajes y los lugares y las acciones se revisitan, crecen sobre sí mismos, se añaden nuevos planos que enriquecen a los leídos hasta entonces. Hasta que llegan al punto en que la historia alcanza su súmmum, y con ella la experiencia satisfactoria y plena de haber pasado las páginas hasta la que marcó el autor y la imprenta con el “final”.

Hacía tiempo que no leía una historia que me atrapara con celeridad desde su primera línea y que al tiempo leyera con tanta calma, saboreando con intensidad cada palabra y cada frase. Una experiencia placentera, un deleite para el corazón que ilusiona los sentidos del lector haciéndole creer que ve, que oye, que escucha, que toca… “Seda”.

seda

 

(imagen tomada de amazon.es)

Anuncios

Un pensamiento en ““Seda” de Alessandro Baricco

  1. Alex Pler

    Uno de esos libros especiales a los que siempre apetece volver. Poesía en forma de prosa. Alessandro Baricco sabe dar con las palabras justas, nunca le sobra ni una. De él me sorprendió “Mr. Gwynn”… muy distinto, pero deslumbrante también.

    Y si te gustó Seda, te recomiendo Nieve del francés Maxence Fermine. Otro poema en prosa con ambientación japonesa.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s